#

Cómo reforzar las defensas de mi hijo en época de frío

25/11/2014

Sabemos perfectamente que en cuanto el frío hace su aparición al final del año, todo mundo se empieza a enfermar, sobre todo nuestros hijos, y esto sucede porque en cuanto los virus y bacterias notan que el sistema inmune baja, de inmediato tratan de atacarlo para poder reproducirse dentro del organismo que infectaron. El sistema inmunológico identifica, destruye y crea una memoria para clasificar a los agentes externos, pero los niños, a diferencia de los adultos, tienen esta memoria en blanco y están totalmente propensos a padecer alguna enfermedad. Claro que no todo está perdido: Siguiendo algunas medidas de higiene, prevención y ciertos cambios de dieta y hábitos, podremos deshacernos o al menos minimizar los efectos, de alguna enfermedad relacionada con los cambios de clima.

Leche materna

Si tu niño todavía es menor de dos años es totalmente recomendable alimentarlo con este tipo de leche, ya que está comprobado que, además de ser un alimento perfectamente balanceado y con todos los nutrimentos que necesita tu hijo, además le ofrecen protección y ayudan a subir las defensas de su sistema inmunitario.

Alimentación

Si tu hijo ya pasó de la edad de la lactancia, el alimento es la mejor forma de ofrecerle al organismo elementos que le ayuden a subir sus defensas, tales como vitaminas, proteínas, hidratos de carbono, etc. Las verduras y frutas crudas o poco cosidas le aportarán vitamina C, que es la más que más necesitamos en contra de los resfriados, la vitamina E que es un antioxidante y está presente en el aceite, los frutos secos, el huevo o el trigo. La vitamina A que protege la piel, la primera barrera del sistema inmunológico; está en el atún o las zanahorias, por ejemplo. Y la D, gran inmunorreguladora, permite absorber el calcio y el fósforo. Y por supuesto que no se debe olvidar beber bastante líquidos, sobre todo agua.

3517alimentacion sana ninos Cómo reforzar las defensas de mi hijo en época de frío

Evitar cambios bruscos de temperatura

El cuerpo es sumamente adaptable al medio ambiente, pero no es inmediato, si tu hijo va a pasar de un ambiente muy caliente a uno frío, es recomendable abrigarlo muy bien, revisar si no ha sudado mucho y si es así secarlo antes, ya que esa humedad al contacto con el exterior baja intempestivamente su temperatura y puede enfermar. Tampoco es conveniente que si saben que van a salir, no traiga su chaqueta puesta demasiado tiempo dentro de casa, ya que puede subir su temperatura más de lo aconsejable y el choque con el frío externo le puede afectar más, lo recomendable es cubrirlo no más de 15 minutos antes de salir.

Evitar lugares encerrados

Los lugares con poca ventilación y luz del sol, son lugares privilegiados para el desarrollo de virus y bacterias, más los que albergan a muchas personas, así que de ser posible, evita las guarderías, cines, transporte público o centros comerciales, etcétera.

Dile sí a los lugares abiertos y la luz del sol

La serotonina varía según la cantidad de luz solar: Cuanto más altos sean los niveles, mejor es el estado de ánimo, y eso redunda siempre en unas mejores defensas. Además, como ya te hemos contado, la exposición a la luz del sol (no al sol directamente), siempre con la protección adecuada y evitando las horas centrales del día, ayuda a sintetizar la vitamina D, esencial para el crecimiento. Llevarlo a lugares con áreas verdes y bastante luz solar, como un parque, es totalmente recomendado.

jugando autumm Cómo reforzar las defensas de mi hijo en época de frío

Higiene

Parecería evidente pero lavarse las manos interrumpen una de las primeras formas de contagio en los niños con otros niños y con adultos, ya que como sabemos les encanta llevarse la manos a la cara sin importarles que acaben de agarrar las manitas llenas de bacterias de sus compañeritos de juego.

clean hands Cómo reforzar las defensas de mi hijo en época de frío

Ejercicio

Está comprobado que el ejercicio moderado influye directamente en el aumento de las defensas de nuestro cuerpo, así que déjalo que salte, juegue y corra todo lo que quiera.

Dormir mucho

Así como lo lees, un recién nacido puede dormir en promedio hasta 18 horas al día, duermen unas 12 y a partir de los 4 años generalmente necesitan 9, estudios indican que si una persona no duerme suficiente, sus defensas se ven afectadas y empiezan a disminuir su niveles, así que si notas que tu hijo se levanta de mal humor, se frota mucho los ojos o bosteza demasiado durante la mañana, seguramente le faltó horas de sueño.

nino durmiendo Cómo reforzar las defensas de mi hijo en época de frío

Vacunas

No debemos olvidar las vacunas, ya que son esenciales para estimular nuestro sistema inmunológico y prepararlo para futuras enfermedades, asegúrate con un pediatra de contar con un calendario de vacunaciones para que no se te pase ninguna.

vacunacion Cómo reforzar las defensas de mi hijo en época de frío

Ser feliz

Por último: la infelicidad es un fuerte depresor del sistema inmune, no es broma, así que considera que si tu hijo vive bajo estrés constante será presa fácil de las enfermedades y por el contrario pero si tu hijo está animado, contento e ilusionado segregará endorfinas y estás le ayudarán en la creación de leucocitos naturales que combatirán las agresiones del exterior. Por eso, la risa es una terapia perfecta para aumentar las defensas de los niños y nadie mejor que tú para hacer reír y proteger a nuestro más grande tesoro: nuestro hijo.