#

Desarrolla la inteligencia de tu pequeño

14/04/2014

El cerebro humano es la maquinaria más compleja y sofisticada que conocemos, ningún ser del reino animal o invención creada por el hombre puede competir con la variedad de tareas que puede lograr ni tampoco con su grado maestría y especialización. Pero para que esta pieza de la ingeniería de la naturaleza funcione a su máxima capacidad es necesario que la estimulemos y desarrollemos su potencial desde el vientre. ¿Y cómo hacer esto? Aquí te lo explicamos.

En el embarazo

Primero lo lógico: Ve al control prenatal, evita fumar, beber alcohol y planea una dieta saludable. Toma ácido fólico, la vitamina del grupo B ayuda a desarrollar el tubo neural que más tarde se convertirá en el cerebro y médula espinal de tu bebé. Algunos especialistas afirman que no sólo debes hacerlo en el primer trimestre sino en todo el embarazo, consulta a tu doctor al respecto.

Estimula a tu bebé con tu voz. Los bebés pueden recordar y reconocer voces que escucharon antes de nacer. Léele un cuento, platica con él, canta mientras acaricias el vientre e invita a su padre haga lo mismo.

Ponle música. Estudios realizados comprueban que la música es excelente para desarrollar sus habilidades verbales al tiempo que desarrollan ambos lados de su cerebro. Las composiciones de Mozart son las más recomendadas en este caso, pero se puede probar además con otra música clásica o de otros géneros. Es muy fácil encontrar esta música en Youtube. Este es un ejemplo.

Después del embarazo

Amamántalo. La leche materna contiene lípidos muy importantes para el desarrollo neurológico de varias partes de su cerebro, si esto no es posible, deberás darle leche de fórmula que contenga DHA y ARA. El momento de alimentarlo es crucial para el cerebro y el desarrollo afectivo del bebé, ya que en este momento se crea un vínculo profundo en la psique de tu hijo: cántale, háblale, acarícialo y míralo a los ojos para reforzar su confianza.

Cuando los bebés sienten la cercanía y la protección de sus padres o de las personas que le cuidan, se sienten estimulados a descubrir y entender el mundo. Sólo así se sienten seguros. Sus cerebros trabajan mejor cuando se sienten queridos y tranquilos. Los niños que tienen que ocuparse de comprobar que no están solos no tienen capacidad para procesar todos los descubrimientos que hacen en el día a día.

Juega con él. Se dice que los bebés son como “esponjitas” y es verdad, los niños de 0 a 3 años crecen más rápido que en cualquier otra edad y es crucial que lo estimules constantemente. Para la segunda o tercera semana ya podrá seguir cosas con la mirada y reconocerá ciertos rostros, juega con él llamando la atención sobre juguetes o marionetas, cuéntale un cuento usando estos objetos, o monta un pequeño musical con tus canciones favoritas, no olvides hacerle cosquillas y acariciarlo cuando interactúes con él. Si no te sabes canciones infantiles escenifícale las de Cri Cri.

En el segundo y tercer mes puedes usar un espejo para que se vaya reconociendo, puedes decirle las partes de su cuerpecito mientras las tocas y se las señalas en el espejo. También puedes mostrárselo y escondérselo o hacer que refleje otras cosas o caras de personas.

bebe espejo Desarrolla la inteligencia de tu pequeño

Es muy importante para el correcto aprovechamiento de los estímulos y para su aprendizaje en general que sea libre de estrés, el cerebro estresado de un pequeño no puede procesar la información como uno tranquilo y alegre. Por esto es recomendable no forzar al bebé pero sí ponerle retos que estén ligeramente más allá de lo que ya saben hacer, por ejemplo si está sentado pon su juguete favorito un poco fuera de su alcance para que se tenga que inclinar o gatear para conseguirlo.

Las conexiones neuronales, que son las conexiones en las células del cerebro en un recién nacido, son muy pocas, a medida que va creciendo, si hay un correcto estímulo, se van reforzando y entre más conexiones existan hay más probabilidad de incrementar la inteligencia. Las conexiones neuronales pueden reforzarse a través de lo siguiente:

Observación. A partir del quinto mes muchos niños ya pueden señalar, mira que es lo que le interesa y úsalo para llamar su atención ¿le gusta el celular? Muéstrale distintas aplicaciones y hazlo que toque la pantalla, selecciona alguna canción y que con su dedito de play. ¿Le gusta tu mascada? Déjalo que la toque, acarícialo con ella, pónsela como cinturón, bufanda o velo. No importa el objeto: Incluso girar la tapa de un frasco en el suelo puede ser objeto de maravilla y aprendizaje. También puedes usar videos.

Repetición. La forma de aprendizaje primaria y universal, un niño que tira su chupón en la cama intentará recogerlo y al principio no lo logrará, pero pasado un tiempo y el suficiente número de repeticiones lo logará. Si quieres que aprenda algo específico sólo tienes que hacérselo repetir el suficiente número de veces, claro, de una forma divertida y sin estrés.

En conclusión, puedes usar cualquier cosa que esté a tu alrededor para estimularlo, recuerda que tú eres su traductor del mundo, enséñale las puestas de sol, cuando sea un poco más grande, llévalo a un concierto para niños, al cine, al campo, al mar. El mundo es su campo de juego, y la manera de empezar a pensar.