#

Enséñale cómo atarse los tenis

30/08/2013

Entre las miles de cosas que le enseñarás a tus hijos a lo largo de su vida está una que parece muy simple, pero que es muy importante para su desarrollo: atarse las cintas de los zapatos. ¿Te acuerdas cuando tu mamá o tu papá compartieron contigo ese gran secreto? Para los niños, aprender este proceso es como poseer una llave mágica, y como padre, es un gran reto, pues es algo realmente complicado de enseñar. ¿Lo has intentado?

Para quienes toparon con pared en su primer acercamiento al misterio de cómo enseñar a sus hijos a atar sus propios zapatos, y para que aquellos que no lo han hecho no sufran con esta tarea, hoy les vamos a mostrar cómo ayudar a los pequeños de manera fácil y rápida, usando la técnica “dedos mágicos”.

Primero, mira cómo lo hace esta niña de 6 años:

Ahora, te mostraremos el paso a paso:

PASO 1:

Cruza las cintas haciendo un pequeño nudo (puedes omitir este paso, como en el video, pero te recomendamos realizarlo, por seguridad)

paso1 300x194 Enséñale cómo atarse los tenis

 

PASO 2:

Mano derecha: Coloca tus dedos índice y pulgar bajo la cinta, con los dedos viendo hacia ti.

Mano izquierda: Coloca índice y pulgar bajo la cinta, con los dedos viendo hacia el lado contrario.

paso2 300x192 Enséñale cómo atarse los tenis

 

PASO 3:

Jala tus dedos hacia arriba hasta que sientas un poco de tensión y tuércelos un poco para que las manos queden frente a frente.

paso3 300x219 Enséñale cómo atarse los tenis

 

PASO 4:

Cruza ambos lados metiendo la cinta derecha bajo la izquierda (o viceversa, como prefieras)

paso4 1 300x211 Enséñale cómo atarse los tenis

 

paso4 2 300x223 Enséñale cómo atarse los tenis

 

PASO 5:

Jala los dos lados hacia afuera hasta que sientas que el nudo está lo suficientemente apretado.

paso5 300x203 Enséñale cómo atarse los tenis

 

PASO 6:

¡Listo!

paso6 300x232 Enséñale cómo atarse los tenis

 

Practica un poco antes de mostrar la técnica a tus hijos, hacerlo es más fácil de lo que parece. Cuando domines la técnica, ármate de paciencia (aunque es tan fácil que no necesitarás mucha), piensa en una manera divertida de explicársela a tu hijo o hija, y comparte con ellos un momento que jamás olvidarán.