#

¿Mi hijo es superdotado?

31/03/2014

Hemos escuchado una y otra vez a mamás decir que sus hijos son unos genios, prodigios, o hasta superdotados y ahora que notamos que nuestro bebé da muestras de gran inteligencia nos asalta la duda ¿cómo reconocer si mi bebé es realmente superdotado?

 

Primero que nada hay que saber que sólo el 1% de los bebés que nacen son superdotados. Después debemos entender que hay distintos grados y tipos de inteligencia en los niños que no deben confundirse, los más comunes son: niños precoces, niños talentosos, niños prodigio, y finalmente los superdotados.

 

Los niños precoces, a pesar de tener un coeficiente intelectual normal, aprenden pronto y con facilidad y demuestran un desarrollo temprano de alguna habilidad como caminar a temprana edad o cuestiones de lenguaje y expresión.

 

Los niños talentosos son aquellos que manifiestan una habilidad muy marcada para algo específico, por ejemplo las matemáticas, el deporte o alguna expresión científica o artística.

 

Lo niños prodigio por su parte muestran una habilidad fuera de lo común para su edad, por ejemplo Mozart tocaba el piano y componía sinfonías completas antes de los 10 años.

 

Por último los superdotados, pueden ser precoces o no (por ejemplo a Einstein sus profesores pensaban que era “lento” para aprender), pero poseen un desempeño intelectual muy elevado en casi todas las materias que cursan (ya sea ciencia, arte, lenguaje, etc.).

 

Claro que también puede darse el caso de que los niños precoces, talentosos o prodigio pueden tener grandes habilidades y no ser superdotados, pero puedes consultar la siguiente guía para hacerte una idea, de ser afirmativas tus respuestas a varias o la mayoría de estas aseveraciones te convendría consultar, en su caso, primero con sus maestros y luego con un especialista que, a través de ciertos test, podrá darte una respuesta más adecuada.

 

Características generales de niños superdotados:

 1. Duerme poco.

2. Aprende a leer en un corto espacio de tiempo.

3. Dice su primera palabra con seis meses.

4. Dice su primera frase con doce meses.

5. Mantiene una conversación entre 18 y 24 meses. Vocabulario impropio para su edad.

6. Aprende el abecedario y cuenta hasta 10 a los dos años y medio.

7. Resuelve mentalmente problemas de suma y resta hasta 10 con tres años.

8. Pregunta por palabras que no conoce desde los tres años.

9. Realiza preguntas exploratorias a edades tempranas.

10. Alta capacidad creativa.

11. Posee una alta sensibilidad hacia el mundo que le rodea.

12. Preocupación por temas de moralidad y justicia.

13. Enérgico y confiado en sus posibilidades.

14. Muy observador y abierto a situaciones inusuales.

15. Muy crítico consigo mismo y con los demás.

16. Gran capacidad de atención y concentración.

17. Le gusta relacionarse con niños de mayor edad.

18. Baja autoestima, tendencia a la depresión.

19. Se aburre en clase porque sus capacidades superan los programas de estudio convencionales.

20. Son, aparentemente, muy distraídos.

21. Su pensamiento es productivo más que reproductivo. Se basan en la construcción de las cosas.

22. Tienen muy poca motivación hacia el profesor.

23. Llegan a sentirse incomprendidos, raros.

24. Son independientes e introvertidos.

 

Por último: Los especialistas recomiendan prestar atención a los patrones de niños superdotados para captar esta capacidad cuando tienen entre 3 y 8 años y actuar en consecuencia. Estos niños suelen tener problemas sociales cuando no reciben un trato adecuado y sus maestros pueden confundir su falta de interés con problemas de aprendizaje y no saber que su mala conducta viene precisamente de aburrirse por no tener retos suficientes. Así que, como padres, es nuestro deber abrir las antenas y estar atentos a nuestros hijos para ayudarlos a desarrollar plenamente todo su potencial.