#

Mi hijo quiere muchos juguetes, si no, hace berrinche

10/11/2014

El buen fin se llevará ya a cabo desde este viernes y este tipo de fechas son una pesadilla para ciertos padres ya que sus niños se han convertido en unas expertas personitas en llorar y hacer rabieta cuando algo que piden no se les da a tal punto que sus pobres progenitores ya no saben qué hacer. Pero no todo está perdido, estos consejos te ayudarán para lidiar mejor con este tipo de situaciones.

Primero que nada debemos ponernos a reflexionar cómo somos nosotros como padres y cómo nos verá nuestro hijo ¿Se ponen de acuerdo mamá y papá en lo que está bien y está mal? ¿Voy con uno y me dice una cosa y voy con otro y me dice lo contrario? ¿Me hablan de manera tranquila cuando me piden algo y sin gritarme? ¿Me hacen caso cuando lloro? ¿No? ¿Y si lloro más fuerte? Si analizamos nuestras posibles respuestas tal vez nos demos cuenta de cómo operamos y lo que estamos haciendo mal, pero vámonos por partes.

Ponerse de acuerdo
Una de las cosas más importantes para imponer respeto, orden y controlar a nuestros hijos es que no les demos mensajes encontrado que los confundan, es muy importante que papá y mamá se pongan de acuerdo en lo que se le permitirá al niño o no, porque si nota que con uno de ellos puede conseguir lo que el otro le prohíbe sabrá que hay maneras de saltarse la “autoridad” para hacer lo que quiera.

ponerse de acuerdo Mi hijo quiere muchos juguetes, si no, hace berrinche

Pedir las cosas tranquilamente pero ser firmes
Contrario a lo que se podría pensar, alzar la voz, decir las cosas enojada, o amenazar a tu hijo con una serie de castigos puede funcionar las primeras veces, pero con el tiempo dejan de tener el impacto de principio y sí la amenazas no se cumplen te empezarán a “tomar la medida” paulatinamente harán menos caso independientemente de cuánto se grite. Es más efectivo decirlo de una manera clamada pero firme, mirándolo a los ojos y cumpliéndole siempre cualquier castigo que se le imponga.

autoridad Mi hijo quiere muchos juguetes, si no, hace berrinche

No ceder aunque llore o haga su berrinche más fuerte

Aunque es un caso extremo, el anterior video ilustra cómo el llanto y la pataleta son las herramientas que tiene un niño para saber hasta dónde puede llegar con sus padres, si un niño ve que con gritos y lágrimas consigue lo que quiere, los usará como arma natural. En estos casos lo importante es no ceder y no perder la calma, si el niño llora lo más recomendable es decirle “Sé que quieres esto pero esta vez no te lo podemos comprar, te quiero mucho, pero por más que llores no lo podrás tener en este momento”. Si sigue llorando hay que dejarlo hasta que se le pase, si estás en casa esto es fácil, pero si es en público puedes llevarlo a un área no tan concurrida como un baño o un jardín y permanecer con él hasta que se calme.

Hay que tener presente que lo que un niño necesita no son cientos de juguetes o golosinas para estar contento, sino más bien, que tú juegues con él, que pase tiempo contigo, pintando, cantando, haciendo manualidades… recuerda que si le ofreces tiempo de calidad puedes jugar con tu niño hasta con piedras o conchitas del mar y el estará completamente feliz, más que con la última consola de video juegos o el muñeco de moda. También hay que tener en mente que para un niño es natural llorar, entonces déjalo que lo haga libremente, que saque su frustración a gusto, te aseguramos que después de un rato de llanto se empezará a cansar y a tranquilizar y una vez terminado estará en condiciones de escucharte mejor y así poco a poco aprenderá a controlarse mejor y saber que no se puede conseguir todo en esta vida, pero que eso no tiene por qué hacernos menos felices, aunque se trate del juguete más maravilloso sobre la tierra.